Monthly Archives: August 2010

Gelato alla vaniglia e ciliegie {helado de vainilla y cerezas}

Gelato alla vaniglia e ciliegie {helado de vainilla y cerezas}

>

L’estate comincia a svanire e con lei tutto il dramma che ha avvolto la mia vita nelle ultime settimane. Il caldo diminuì per qualche giorno per poi riprendere più forte che mai, a dire il vero questa è stata una delle estate più calde che ho vissuto, vi ricordate quella del 2003?

Questa estate è stata anche bella, mi ha avvicinata molto a una amica e mi auguro serva per segnare una amicizia che spero duri per tutta la vita. Questa estate mi ha fatto crescere tanto che alcune volte, quando mi guardo allo specchio, quasi non riconosco la persona che ho davanti a me. Potrebbe dirsi che ho lasciato indietro la ingenuità e che sono diventata una persona più matura…E anche più cinica.

Quindi, per salutarla come si deve e anche se manca ancora quasi un mese perchè ufficialmente finisca questa estate, cominciamo a dirle addio con un dolce e cremosissimo gelato: il mio dolce estivo preferito.

Photobucket

Español:
El verano comienza a irse y con ello todo el drama que ha envuelto mi vida en las últimas semanas. El calor se apaciguó por unos días para después retomar con más fuerza que nunca, la verdad es que este ha sido uno de los veranos más calurosos que he vivido, ¿Recuerdan el del 2003?.

Este verano ha sido también bello, me ha acercado mucho a una amiga y ojalá que haya servido para marcar una amistad que espero dure para toda la vida. Este verano me ha hecho crecer tanto que algunas veces cuando me miro al espejo casi no reconozco la persona que tengo delante. Podría decir que he dejado atrás la ingenuidad y que me he convertido en una persona más madura…Y más cínica.

Así pués, para despedir como se debe y aunque aún falte casi un mes para que oficialmente termine este verano, empezemos a decirle adiós con un dulce y cremosísimo helado: Mi postre veraniego favorito.

Photobucket


Gelato alla vaniglia e ciliegie {helado de vainilla y cerezas}

  • 500g di panna di cucina
  • 200ml di latte intero
  • 3 tuorli
  • 150g di zucchero
  • 2 stecche di vaniglia
  • 180g di ciliegie
  • 60g di zucchero

Aprire e raschiare le stecche di vaniglia dentro un contenitore insieme al latte. Portare in ebollizione per 4-5 min. Aggiungere la panna e mischiare a fuoco basso senza farla bollire. Spegnere. Mischiare 150g di zucchero con i tuorli e sbattere fino a fare una cremina.
Aggiungere lentamente il latte caldo, stemperando, dentro il composto di tuorli e zucchero. Scolate e mettete il tutto in un contenitore di acciaio. Lasciar raffredare e poi mettere nel freezer per due ore.

Preparate intanto la “marmellata” di ciliegie, snocciolandole, tagliandole a metà e poi mettendole insieme a 60g di zucchero per almeno 1h, schiacciandole con l’aiuto di una forchetta. Riservare.
Tirate fuori il gelato e frullatelo col minipimer. Congelate di nuovo per 2hr e ripetete la operazione per almeno altre quattro volte.

1h prima di servire il gelato, tiratelo fuori e lasciatelo ammorbidire per un po’. Aggiungere la “marmellata” di ciliegie mischiando delicatamente. Mettere di nuovo al freezer fino al momento di servire.

En español:

  • 500g de crema entera (nata)
  • 200ml de late entero
  • 3 yemas
  • 150g de azúcar
  • 2 varitas de vainilla
  • 180g de cerezas
  • 60g de azúcar

Abrir las varas de vainilla y rascarlas dentro un contenedor con la leche. Portarla a ebullición por 4-5min. Agregar la crema y mezclar a fuego bajo sin que hierva. Apagar. Mezclar 150g de azúcar junto con las yemas y batir hasta formar una crema.
Agregar lentamente la leche caliente, temperando, dentro de la mezcla de yemas y azúcar. Pasar todo por un colador y poner en un contenedor de acero. Dejar enfríar.
Poner en el congelador por dos horas.

Preparar mientras la “mermelada” de cerezas deshuesándolas, partiéndolas a la mitad y poniéndolas junto con el azúcar a macerar por al menos 1h aplastándolas un poco con la ayuda de un tenedor. Reservar.
Sacar el helado y pasarle el minipimer. Congelar de nuevo por 2hrs y repetir la operación al menos otras cuatro veces.

1h Antes de servir el helado, sacarlo y dejarlo suavizar por un poco. Agregarle la “mermelada” de cerezas mezclando delicadamente. Meterlo de nuevo al congelador hasta el momento de servir.

Un verano inolvidable

Un verano inolvidable

>

Después de 15 días de vacaciones. Si, ya sé que dije que íbamos a estar solo una semana fuera pero la verdad se estaba TAN bien que decidimos quedarnos un par de días más que al final se convirtió en una semana. He regresado más morena de lo que me fuí y con ganas de partir nuevamente. Bueno, casi.

Mi amiga esta semana parte a una playa cerca de Roma y aunque me pidió de acompañarla y por cuanto yo tenga ganas de seguir con estas vacaciones, la verdad es que extraño un poquito mi casa y un montón mi marido y mi gata.

Durante la semana mi amiga y yo nos dedicábamos a tumbarnos al sol, playa o lago no hacía diferencia (nos quedaba a 10min una y a 20 el otro), bastaba un poco de calor para tomar sombrilla, botellas de agua, fruta y a gozar el día. Por la noche película y helado después de la cena. Y conversación salpicada de risas, muchas risas.
El fin de semana nos poníamos bellas (mi amiga es estilista de belleza y yo me dejé consentir por ella) para esperar nuestros maridos quienes llegaban con un regalo (como un bellísimo ramo de flores que me llevó Max). Se nota que la lejanía a veces es el mejor afrodisíaco.
Entonces no podían faltar las parrilladas, con kilos (si, kilos) de carne que nosotras tratábamos de aligerar con un poco de verduras. Mojitos y cerveza super fría para acompañar, café para las sobremesas de dos horas.

Photobucket

La segunda semana nos alcanzó mi suegra y las cosas se relajaron todavía más (como si eso fuera posible) ya que nos dejamos consentir con su cocina de platillos veraniegos: Panzanellas, ensaladas de tomate, atún y albahaca, jamón con melón, pescados, mariscos y sorbetes, muchos sorbetes. ¿Mi favorito este verano? Mango. De chuparse los dedos literalmente cuando escurría derretido por el sol.

Ayer mientras los despedíamos en el portón de casa y Giuseppe (el nene de mis amigos) se me colgaba de las piernas y me daba un montón de besitos, tuve la misma sensación que tenía cuando era niña y me despedía de mis amigos de verano: Tristeza. No pude evitarlo, pero es que me la pasé TAN bien que hubiera querido prolongar un poco más estas vacaciones.

Photobucket

A mitad de este mes mi amiga y su marido parten a la Sicilia de donde es originario el amigo de Max y donde ellos tienen una casa en una de las playas más bellas de Italia. Probablemente iré con ellos, todavía no decido porque significaría ir sin Max y no verlo por dos semanas ya que no es tan cerca. No sé. Me atre mucho la idea pero al mismo tiempo…bah, no sé, de verdad.

Mientras tanto me estoy gozando una Roma libre de ruidos. Agosto es el mes más tranquilo en esta ciudad y de verdad eso significa mucho para mi. Las calles están tan quietas y tranquilas que parecen domingo todos los días.

Photobucket

Por cierto, revisando hace unos días los archivos del blog me encontré con un post donde subí unas fotos de mi casa de verano, que es chiquita y no la gran cosa pero que tiene tantos recuerdos que espero nunca nos tengamos que deshacer de ella.

Este post lo había escrito hace una semana, un día después que regresé a Roma. Diez minutos más tarde, mientras editaba las fotos, me llama el esposo de mi amiga para pedirme de favor que acompañe a su esposa al menos una semana en la casa que rentaron en San Felice Circeo, una playa hermosísima a dos horas de Roma. Estarán (mi amiga sola con su nene y un sobrino) ahí hasta mitad de Agosto, luego parten a Sicilia.
Visto que está a solo dos horas de mi hogar decidí ir, así que hoy apenas regresando me puse a editar más fotos.
Me la pasé genial, nos íbamos a la playa a eso de las 9, regresábamos a eso de la 1, comíamos, resposábamos y de vuelta a la playa alrededor de las 4. Retornábamos a las 7-7:30 a preparar la cena o a veces cenabamos en algún restaurant de los alrededores. Lo mejor de todo es que la playa nos quedaba a solo 5 minutos caminando, un lujazo la verdad.

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket

Y aqui va una mala noticia o bueno, depende como se vea. Como no hay verano que no pase con una buena dosis de drama en mi vida, este no podría ser la excepción. Cierro por un tiempo la cocina, no completamente, solo que no escribiré tan seguido. Quizás cuando me regrese el ánimo y las ganas continuaré a escribir semanalmente. Mientras tanto, cuídense mucho, sean felices cuando sea posible que la felicidad es un momento para disfrutarse plenamente ya que son esos momentos los que nos dan fuerzas cuando nuestra vida parece que se cae a pedazos.