Monthly Archives: April 2010

Ricotta al forno y memorias con olor a limón

Ricotta al forno y memorias con olor a limón

Photobucket

El 4 de mayo será mi cumpleaños y he decidido que lo festejaré en nuestra casa de verano (como todos los años), esperando de verdad que no llueva ya que el tiempo está loquísimo ultimamente, así que el fin de semana pasado fuimos solo para darnos cuenta de que la tenemos muy abandonada.

Solo llegando nos encontramos con la sorpresa de un enorme candado en el portón. Al parecer tenía días que se había roto y Richetto decidió ponerle un candado en lo que lo ajustaba.
Les cuento. Richetto es la persona que nos cuida la casa. Hace pequeñas reparaciones, cuida el jardín y su esposa se encarga de limpiar y abrir las ventanas de vez en cuando. Todo esto desde hace años.

Photobucket

Al ver que no podíamos entrar lo llamamos al celular para decirle que estabámos ahi y que necesitábamos la llave del candado y preguntarle si podíamos ir a su casa por ella. Nos dijo que si y ahi vamos.
Llegamos y lo primero que veo es el árbol de limones que tiene a la entrada. ¡Se me había olvidado!

Verán, yo soy originaria del estado de Colima, el cual tiene un poco de fama por los hermosos limones (y cocos, mangos, etc) que produce. Uno de los olores que más me recuerdan mi infancia son precisamente los limones por lo que apenas tengo uno en mis manos involuntariamente lo primero que hago es olerlo.
Todas las tardes después de la escuela mi papá me esperaba en un parque cerca, yo llegaba corriendo y me le lanzaba a los brazos, él me preguntaba como me había ido y de ahi nos íbamos a casa de la mano y por el camino me compraba una paleta helada de limón. Mi madre todos los días lo regañaba por hacerlo puesto que aún no había comido pero a él no le importaba y la historia se repetía cinco veces a la semana. A veces, cuando íbamos a alguna parte, pasábamos por alguna empacadora de limón y el olor nos llegaba inconfundible.

Photobucket

Los limones aqui son diferentes, son grandes y de cáscara amarilla, el jugo tiene un gusto un tanto dulce que la verdad me encanta, contrario al sabor acídisimo de los limones mexicanos, que por cierto aqui llaman lime.

Los limones italianos son tan delicados en sabor y olor que se prestan muy bien para hacer dulces de todos tipos. Aqui acostumbran a poner una rodaja en el vaso de agua natural, para quitar la sed. O incluso si piden una coca-cola en un barecito, tengan por seguro que le pondrán una rodaja de limón al vaso.

Viendo tan maravilloso árbol de limones no pude menos que tomarle unas fotos y traerme una bolsa llena de ellos. Tengo en mente un montón de cosas que quiero hacer. Galletas de coco con limón, plumcake al limón, panna cotta, cheesecake, etc.

Cuando comenzará a hacer un poco más de calor pienso ir a por más y preparar el tan famoso sorbetto al limone que aqui acostumbran comerlo en las comidas especiales donde se sirve carne y pescado, entre una y el otro se usa que los comensales disfruten de un sorbetto al limone para quitarse un poco el sabor de la carne y disfrutar enteramente el sabor del pescado. Ya, comer en Italia es todo un arte.

Mientras tanto he preparado otro postre igualmente típico siciliano. Ricotta al forno (requesón al horno). Se puede hacer de muchos sabores, como al chocolate, a la naranja y claro, al limón. Es bastante sencilla y fácil de hacer y por alguna razón yo la encuentro una receta un poco más ligera que de cualquier otro postre (o quizás es solo una impresión que me da).

Photobucket

  • 400g de requesón de oveja
  • 3 huevos
  • 70g de azúcar blanco
  • 4 cdas. de jugo de limón
  • 2 cditas de cáscara de limón
  • 20g de fécula de patatas
  • 1/2 cdita. de sal

En un recipiente grande suavizar el requesón, agregar las yemas de huevo, el azúcar y el jugo de limón y batir hasta obtener una pasta cremosa. Agregar poco a poco la fécula de patatas y continuar batiendo. Montar las claras con la sal y agregarla a la crema de requesón junto con la cáscara de limón, amalgamar todo suavemente.

Preparar el molde (con mantequilla y harina) y vaciar la mezcla. Hornear alrededor de 1h a 170°.

Photobucket

Obsesiones y pizza rústica de flor de calabaza

Obsesiones y pizza rústica de flor de calabaza

>Photobucket

Soy una persona de obsesiones. Lo admito.
Desde que tengo uso de razón me obsesiono con las cosas y aunque si bien no siempre las obtengo no por eso dejan de ser obsesiones y algunas veces hasta sufro porque no puedo tener lo que me atormenta.

Un día cuando tenía catorce años ví por primera vez en televisión a Laureano Brizuela y tuve mi primera obsesión pasional. No dormía, no comía y no estudiaba pensando todo el día en como sería estar casada con él y tener sus babies. Odiaba con toda mi alma a Ednita Nazario (la que era su esposa en ese entonces) y vivía obsesionada en saber todo de ella; como se vestía, con quién salía, en que ciudad estaban, etc. Y creo que si hubiera sido millonaria hubiera contratado un investigador privado para seguirla.

Photobucket

Cuando crecí tuve más de un dolor de cabeza por obsesionarme con chicos. Creo que algunos me han de recordar como la psicópata de Atracción Fatal y todo, todo…por mis obsesiones.

Y como con todo lo extremo, algunas veces mis obsesiones me han ayudado a salir adelante de ciertas situaciones. De crecer como persona o laboralmente. Ha sido mi obsesión la que me trajo a este país, me hizo casarme con un hombre maravilloso y me hizo quedarme para siempre. Y asi, podría enumerar mil más.

¿Hoy? Me he obsesionado con Jared Padalecki y…con usar diferentes harinas y masas para hacer pizzas rústicas, buscando la receta perfecta.
Con las pizzas ahi la llevo, algunas salen menos crujientes de lo que quisiera, otras (como la que hice ayer) salen TAN ricas que me arrepiento de no haber escrito los ingredientes exactos de la masa para poder compartirlas.

Con Jared…bueno, seguiré conformándome con esperar ansiosamente cada semana un nuevo episodio de Supernatural y poder alimentarme la pupila solamente, visto me mi marido se “olvidó” de decirme que hace unos días tuvo lugar una convention en el Hilton del aeropuerto de Roma y que estuvo ahi el objeto de mi deseo, junto con su hermano Jensen Ackles (en el telefilm) y el nada mal Misha Collins (el ángel Castiel).
Yo, para desquitarme, decidí que dejaré de hornear pizzas con las que estoy cebando últimanente a mi maridín y que empezaré a hacer más ensaladas.

Photobucket

Para el relleno:

flor de calabaza lavadas y cortadas en tiras gruesas.
1 cebolla grande cortada en rodajas.
120 ml de crema
1 huevo
2 cdas. de mantequilla
80g de queso gouda
sal y pimienta

En una cacerola derretir la mantequilla y mondar la cebolla hasta que esté clara, sin que se dore. Dejar enfríar.
En un bowl grande poner el huevo, la crema, un poco de pimienta y sal. Batir suavemente hasta formar una crema. Agregar la cebolla e incorporar con la crema.

Bañar el fondo de la pizza con la mezcla de cebolla, cubrir con las flores de calabaza y al final agregar encima el queso. Hornear por más o menos 45min a una temperatura de 175°.

Para la pasta frola pueden usar la que ya venden preparada en los supermercados o usar la propia receta. Yo usé la clásica receta con harina sin gluten, mantequilla, 1 huevo y sal.

Oh le fragole!

Oh le fragole!

>Estamos en plena temporada de fresas aqui en Italia y los bancos en el mercado rebosan de color, todo un halago a la vista y al sabor.

Photobucket

He horneado tartas, pasteles, pays, panna cotta y un sin fin de cosas que no llegan a ver la luz del día siguiente porque apenas las saco del horno se ven asaltadas por mi marido, mi suegra, mi sobrino, mi cuñada e incluso los amigos que se pasan por aqui de vez en cuando. Y de consecuencia las fotos no son posibles.

El año pasado mi suegra me traía kilos y kilos fresas ya que sabe que me encantan y que no hay nada que me haga tan feliz como el sentarme con un bowl de fresas y darle fin mientras veo una película con mi marido.
Disfrutar el sabor, olor,  textura y la frescura de ese fruto es algo con lo que cada temporada me consiento yo misma. Y este año no ha sido la excepción.

Photobucket

El próximo viernes hemos invitado a unos amigos y mi cuñada a cenar a casa y aún no me decido si preparar unas raciones de panna cotta o deleitarlos con un cheesecake a base de ricotta y fresas. Ya les haré saber.

¿Y a ustedes, les gustan las fresas?