Monthly Archives: March 2010

Plumcake con avellanas, naranja y cocoa para una bienvenida.

Plumcake con avellanas, naranja y cocoa para una bienvenida.

>El próximo domingo será pascua y en Italia la festejan como si fuera un día de navidad, por lo que es uno de los días del año que se reúne la familia para compartir una comida juntos.

Todos los años nos vamos a la casa de campo de mi cuñada y hacemos el desayuno de pascua ahi, seguido por la comida (comilona mejor dicho) y al día siguiente el recalentado para festejar la pasquetta (pascuita). Es todo comer, comer y comer. Y claro, compartir momentos juntos.

Photobucket

Este año Max le toca trabajar por la tarde por lo que haremos la comida en mi casa ya que seguramente él no estará más que para el desayuno (salami corallina, huevos duros y pizza de pascua).
También este año será el primero que vendrán los hijos de Silvia a pasarla con nosotros desde que ella ya no está aqui. El año pasado la pasaron en casa suya.
Llegan mañana, junto con el padre y…la nueva mamá. Ya. Parece ser que mi cuñado (o concuño o…ex-concuño?) ha encontrado un nuevo amor y bueno, viene con la intención de presentarla a la familia. Yo no sé que pensar, por un lado me da gusto por él que siga adelante con su vida, pero por otro…bueno, ya se imaginan.

Photobucket

Asi que en vista que tendremos la casa llena de “niños” porque seguramente el sobrino mayor se la pasará aqui también. Me he puesto las pilas con la horneada y así aprovecho para seguir disfrutando de esas maravillosas naranjas que parece cada día están más sabrosas.

Photobucket

Ingredientes:

2 cdas. de rayadura de naranja
1/2 taza de avellanas partidas a la mitad
3 tazas de harina
4 cditas. de baking powder
1/2 cdita. de sal
1 taza de azucar
4 cdas de cocoa en polvo
10 cdas. de aceite de oliva extravirgen
1 taza de jugo de naranja con pulpa
1 taza de crema
2 huevos grandes
1 yema

Cernir la harina, sal y baking powder y luego mezclar todo con el azúcar y la cocoa. En un contenedor grande, mezclar aparte el jugo de naranja, la crema, la rayadura de naranja y los huevos (2 enteros, 1 yema).

Agregar de a poco el compuesto de harina alternando con el aceite y mezclar suavemente con una cuchara de madera hasta que esté todo amalgamado y sin grumos.

Engrasar y enharinar un molde para plumcake y vaciarle la mezcla. Distribuir encima las avellanas y hornear por 30-35 min. A 175°

Primavera

Primavera

>La primavera está aqui y con ello los nuevos colores, olores, sabores y sobre todo…limpieza. Yo no sé ustedes, pero una de las cosas que adoro de la primavera es que por fin se pueden empezar a tener las ventanas abiertas pues el clima no es tan frío que nos obligue a tener los calefactores encendidos o tan caliente que nos hagan cerrarlas para poder prender el aire acondicionado.

Photobucket

Una de las cosas que hacíamos en casa de mi abuela cuando era niña (quien vivía en una zona bastante fría), era hacer la tan famosa ”Limpieza de primavera” y que no era otra cosa que sacar todas las cortinas de los cortineros, lavarlas, plancharlas y entonces almidonarlas para gurdarlas dentro de unos armarios enormes donde se quedarían el resto del año hasta que el frío empezara de nuevo. Luego las cambiabámos por otras más ligeras y de colores más claros y vivaces.
Mientras mi abuela, mi madre y todas aquellas que podían, desempolvaban muebles, lavaban cortinas y ropa de cama; mi abuelo sacaba un bote enorme de pintura y pintaba ventanas, puertas y demás muebles viejos a los que les servía una arreglada. Seleccionaba semillas, araba un pedazo de tierra, le echaba no sé que mengurjes y preparaba lo que sería ”nuestro huerto de vegetales”.

Yo no tengo la misma mano para las plantas, se me olvida regarlas y las que tengo en mi balcón están vivas de milagro, creo más bien que por las fuertes lluvias que tuvimos este año.

Este año pienso sembrar tomatitos verdes, chiles jalapeños y cilantro. Que son las únicas semillas que me pude traer de México. Si alguna alma caritativa se apiada de mi y me manda unos sobrecitos de chiles poblanos y de árbol, se lo agradeceré infinitamente.
No pienso se me darán, pero ya le pedí ayuda a mi suegrita y estoy segura que este verano disfrutaremos de una ríquisima ensalada con cilantro y tomates verdes de mi propio huerto.

Como podrán ver, he cambiado el template. Ya. Tenía meses queriendo hacer algo de una simplicidad monacal y la llegada de la primavera ha sido el grande pretexto.

Photobucket

¡Sorpresa!

>La semana pasada fué el cumpleaños de Max y le hice una fiesta sorpresa. Su cumpleaños cayó en miércoles por lo que solo lo felicité y fué todo. No regalo, nada.

Tomé su celular y saqué los teléfonos de varios amigos a los que teníamos años sin ver (algunos desde el dia de nuestra boda), todos los días cuando se iba a trabajar yo corría al supermercado a comprar cosas y más cosas, luego a esconderlas en casa de mi suegra, llamar gente para confirmar, preparar comida, etc.

El día de la fiesta (sábado) Max trabajaba por la mañana, asi que yo me levanté temprano y terminé algunas cosas, como el preparar las lasañas (la salsa la había hecho el dia antes) y ponerle la glassa al pastel.
Cuando llegó Max a eso del mediodía, después de comer se acostó a tomar siesta y yo aproveché y subí corriendo a casa de mi suegra a inflar los globos (si, compré globos y gorritos!).

Tenerlo ocupado el resto de la tarde fué estresante, porque no podía permitir que subiera a con mi suegra y viera todo arreglado con globos, comida, etc. Así que le dije que viera una película o algo mientras yo terminaba unas cosas y luego nos empezábamos a arreglar para irnos al restaurante (se supone que ibámos a ir a al restaurante mexicano esa noche, para festejar).

Normalmente aqui se cena a eso de las 7:30 por lo que a las 6:30 mi marido ya estaba presionándome para empezar a arreglarme.
Entré a la ducha a eso de las 6:35 y salí hasta casi las 8… no me pregunten que hice porque no lo creeran. Leí. Si, me puse a leer para hacer tiempo, dentro del baño.

Salí y mientras él se duchaba llamé a mi cuñada que a esas horas ya se suponía que estaba en casa de mi suegra. Estaba, efectivamente. Pero solo ella y otro amigo de Max.
El mundo se me vino abajo….solo una persona de las 20 que esperaba. Eran las 8:05 y yo le había dicho a todos que los quería puntuales puesto que era una fiesta sorpresa. La ira se comenzaba a apoderar de mi.

Sale Max de la ducha y mientras se viste me dice: ¿segura que reservaste en el restaurante? mira que es sábado y no quisiera que se nos arruinara nuestra noche.
Segurísima -le respondo mientras pienso en mil formas de matar a todos sus amigos-
Voy arriba a checar si tu mamá ya está lista.

Subo y encuentro a mi cuñada y a un amigo con cara de ”¿qué onda!, donde están todos?”. Les explico que si en 10 min nadie se hace presente, me valdrá y comenzaré la fiesta sin nadie (yo echaba chispas).

Bajo y le digo a Max:
¿Sabes?, tu mamá ya está casi lista pero me dijo que tu hermana la llamó y que viene con un poquito de retraso.
Ah ok. Bueno, espero y no nos quiten la mesa.
Oye, ¿Porqué antes de irnos no grabas los últimos episodios que descargaste de Supernatural? Asi cuando regresemos igual nos vemos uno o dos. 
Me mira con cara de ”wtf! estamos por salir nena!” y me dice:…ok.
Mientras voy a apresurar a tu mamá. -le digo-

Subo y llegando al piso de arriba veo que se abre el elevador y sale una manada de mastodontes. Eran los amigos de Max. Dentro ya estaban las esposas y otros amigos. Todos llegaron puntuales pero todos se olvidaron que encontrar estacionamiento en la zona que vivimos es un caso imposible, asi que les tomó casi media hora en encontrar uno.

Bajo corriendo y le digo a Max: tu mamá ya está lista pero no sé que le pasa que ahora me sale con que no quiere venir. Asi que vamos, que la convences.
Subimos y entrando a la casa todo estaba a obscuras. Entramos a la sala y enciendo la luz solo para escuchar a todos decir: ¡Sorpresa!. Con sus gorritos en la cabeza y todo adornado con globos.

Todos los que invité se presentaron. Incluso aquellos que ya tenían un compromiso, como el caso de un amigo que tenía invitados a su casa pero le dijo a la esposa que se ausentaba solo una hora y media para traerle un regalo a Max y felicitarlo. Fué una bonita noche que de moraleja me dejó que cuando se hacen fiestas sorpresa lo mejor es decir a los invitados de llegar una hora antes.